Despacho 24hrs | GRATIS por compras sobre $30.000*
PAGA EN 6 CUOTAS SIN INTERÉS

¿Cuándo y cómo lavar tu ropa a mano?

¿Cuándo y cómo lavar tu ropa a mano?

Muchas veces no sabemos bien si le estamos haciendo un favor o no a ciertas prendas metiéndolas en la lavadora. Efectivamente, hay prendas delicadas fabricadas con tejidos frágiles que no se pueden lavar en máquina. Telas como la seda, el satén, la angora, encajes, la lana y el bordado o prendas como un vestido o un suéter, siempre se beneficiarán más con el lavado a mano. Si las introduces en la lavadora, pueden perder suavidad y textura, y además, te durarán mucho menos. Te explicamos a continuación cómo lavar correctamente estas prendas a mano.

Como primer consejo: comprueba siempre las instrucciones de lavado de la etiqueta de la prenda, así podremos saber la temperatura óptima de lavado y ciertos cuidados especiales que pueden variar.

Revisa si las prendas tienen manchas específicas las cuales puedes pre-tratar con algún producto quitamanchas. Puedes revisar los quitamanchas que tenemos en nuestros pasillos de limpieza AQUÍ.

Separa la ropa por color de la ropa blanca, la cual debes lavar aparte. Elige el detergente adecuado que se adapte a las necesidades de la prenda. En general, es recomendable usar un producto para ropa delicada, revisa los detergentes de este tipo que tenemos disponibles AQUÍ. Si vas a lavar la ropa blanca, utiliza algún blanqueador.

Otra precaución que debes tomar es que si vas a lavar ropa a color, esta no tiña el resto, puedes poner la prenda que destiñe en remojo con agua mezclada con sal por 20 minutos para fijar el tinte.

Pasos para lavar tu ropa a mano:

1. Llena un recipiente con agua a la temperatura adecuada para la prenda. Si vas a lavar varias prendas juntas, ándate la segura y utiliza agua fría. Agrega el detergente, calcula una cucharadita del producto por cada prenda de ropa. Es importante que no abuses del detergente, recuerda que no por usar más hará que la ropa quede más limpia, al contrario, si utilizas mucho, se hará espuma y el aclarado te tomará más tiempo. Asegúrate de que el producto quede bien disuelto antes de meter las prendas.

2. Introduce la ropa en el agua y sumérgela por completo. Lo más recomendable es dejarla remojando un buen rato para que la suciedad se suelte y sea más fácil refregar.

3. Mueve las prendas para que el detergente se impregne bien. Anda fregando con cuidado aquellas zonas más sucias y especialmente en las manchas.

4. Cuando termines, vacía el recipiente y vuelve a llenarlo con agua, esta vez sin detergente. Introduce las prendas y muévelas para ir desprendiendo todo el jabón. Es importante hacer un buen proceso de aclarado para que no queden restos de detergente en la ropa.

5. Puedes hacer una nueva mezcla de agua con suavizante y dejar las prendas remojando durante una media hora, luego se deben aclarar con abundante agua. Con este paso conseguirás que el tejido quede más suave y con un rico aroma.

6. Finalmente, escurre tu ropa ejerciendo una presión sobre la prenda con las manos para eliminar el exceso de agua, pero ojo, no retuerzas el tejido, ya que esto podría deformarlo. Por último, ponla a secar en un lugar bien ventilado, y si la tela es muy delicada evita colgarla en cuerda o en perchas para que no se deforme.

Con estos consejos podrás mantener este tipo de prendas como nuevas por mucho más tiempo, anímate y lava tu ropa a mano cuando esta lo requiera!