Despacho 24hrs | GRATIS por compras sobre $30.000*
PAGA EN 6 CUOTAS SIN INTERÉS

¿Cómo lavar tus zapatillas?

¿Cómo lavar tus zapatillas?

¿Te haz preguntado cuál es el mejor método para limpiar tus zapatillas sin que se dañen? Algun@s dirán que es mejor lavarlas a mano, otr@s prefieren usar la lavadora. Lo que sí es un hecho, es que cada cierto tiempo, tenemos que lavarlas. Al ser un calzado cómodo y adaptable, much@s optamos por usarlas frecuentemente, especialmente ahora que trabajamos más desde casa. En PuntoLimpieza queremos darte los mejores tips para lavar tus zapatillas sin que se estropeen, léelos a continuación!

Las zapatillas son uno de los tipos de calzado más comunes, tod@s o la mayoría tenemos un par en casa. Incluso más, si te gusta el deporte, puedes llegar a tener una colección de zapatillas. Generalmente, las ocupamos para caminar, hacer deporte, o bien, simplemente andar por la casa, por lo que las zapatillas tienden a ensuciarse rápidamente, tanto por fuera, como por dentro. Varios fabricantes recomiendan lavarlas una vez al mes.

El primer paso consiste en revisar la información de la etiqueta para asegurarte si son aptas para la lavadora, así como para saber la temperatura máxima recomendada para el agua. Si no pueden lavarse en máquina, debes hacerlo a mano.

En general, las zapatillas de lona y las deportivas fabricadas con nailon, algodón o poliéster se pueden lavar sin problema en la lavadora.

Pasos para lavar tus zapatillas:

  1. Si tus zapatillas tienen tierra o barro, sacúdelas y golpéalas entre sí para que se desprenda la suciedad superficial.
  2. Con un cepillo de dientes o de uñas viejo trata de desprender la suciedad que queda en la suela.
    Saca los cordones, estos los puedes lavar a mano o meterlos en la lavadora, pero siempre dentro de una bolsa de malla para que no tapen la máquina.
  3. Retira las plantillas y lávalas por separado, esto es mejor hacerlo a mano. Si las plantillas huelen muy mal, déjalas reposar con bicarbonato de sodio encima por una noche.
Ahora los pasos cambian según laves tus zapatillas en la lavadora o a mano.

En la lavadora:
  1. Introduce las zapatillas en una bolsa de malla para lavadora, también puedes usar una funda de almohada que cierre por todos lados. Las zapatillas sueltas en la lavadora pueden dañar la máquina y también dañarse entre ellas. Puedes equilibrar la carga añadiendo en el tambor toallas o sábanas viejas. Ojalá no las laves con más ropa.
  2. Programa un ciclo para ropa delicada, idealmente con agua fría y centrifugado muy corto, o mejor, sin centrifugado. Además, es mejor usar detergente líquido para que no haya problemas de disolución.
  3. Déjalas secar al aire libre, nunca las pongas cerca de fuentes de calor como la estufa, y tampoco las metas en la secadora. El calor puede dañar el pegamento de las zapatillas. Tampoco las dejes directamente bajo el sol, déjalas secar a la sombra.

A mano:

  1. Llena un recipiente con agua y detergente, idealmente líquido.
  2. Remueve el agua para que se forme espuma y deja remojando las zapatillas por una hora. Luego, estrújalas y vuelve a meterlas en el agua.
  3. Repite este proceso un par de veces más. Anda cambiando el agua y vuelve a llenar el recipiente con agua fría y detergente.
  4. Cepilla las zapatillas con cuidado por dentro y por fuera con una escobilla para ropa.
    Debes enjuagar y reemplazar el agua tantas veces como sea necesario, hasta que ésta quede limpia, sin espuma, ni detergente.
  5. Al igual que el proceso anterior, déjalas secar al aire libre, sin que les llegue sol directo.

Esperamos que estos consejos te sirvan para dejar tus zapatillas impecables y dañarlas lo menos posible.