Despacho 24hrs | GRATIS por compras sobre $30.000*
PAGA EN 6 CUOTAS SIN INTERÉS

Cómo limpiar tu freidora de aire

Cómo limpiar tu freidora de aire

Las freidoras de aire están cada vez más de moda, cocinar con este aparato te permite freír usando muy poco o nada de grasa, lo que ayuda a mantener una alimentación mucho más sana. Limpiar la freidora de aire no es algo trivial, pero tampoco es una tarea difícil, lo importante es poder hacerlo sin dañar ni rayar las partes que la componen. Aquí te damos algunos tips para hacerlo.

Este electrodoméstico es relativamente fácil de utilizar y de mantener pero, como sucede con todos los aparatos de la cocina, es importante mantener al día su limpieza, ya que de no hacerlo, se acumulan restos que afectan al sabor de lo que cocinas y que además, pueden dañar el aparato y terminar rompiéndolo. Lo mejor es limpiarla después de cada uso.

  1. Lo primero que debes hacer es desenchufar la freidora y dejarla enfriar por completo. Luego debes sacar la bandeja del aparato y quitar la canasta, la rejilla y/o las otras piezas que tu freidora tenga.
  2. Para limpiar el calefactor que se encuentra por dentro del aparato, te aconsejamos dar vuelta la freidora para que quede al revés y sea más fácil de limpiar. Usa una esponja o un cepillo de cerdas suaves, mójala con agua caliente y usa un poco de lavaloza. Frota con cuidado el calefactor para eliminar los restos de grasa que pueden estar pegados, también limpia la cámara interior del aparato. Luego pasa un paño húmedo para limpiar cualquier resto que quede.
  3. La bandeja, rejilla y/o canasta de la freidora las puedes limpiar con agua caliente y lavaloza, siempre con la parte suave de la esponja para no rallar la superficie. Si las piezas tienen restos muy adheridos, deja remojando las piezas en agua caliente. Estas también las puedes lavar en el lavavajillas.
  4. Una vez que las piezas estén limpias, asegúrate de que queden bien secas antes de volver a meterlas dentro del aparato.
  5. No olvides limpiar el exterior de la máquina. Puedes utilizar un paño húmedo con un producto desengrasante y limpias por toda la superficie, luego aclaras. Lo mismo con la parte inferior de la freidora y de las patas que la sujetan.

Consejos para mantención y uso de tu freidora de aire:

  • Aunque se trata de un aparato fácil de utilizar, no está exento de riesgos. La freidora puede alcanzar temperaturas muy altas, por lo que hay que extremar la precaución para evitar posibles accidentes. Es importante que elijas un lugar adecuado donde colocarla, ten en cuenta que la máquina cocina con aire caliente y necesita tener espacio suficiente para que pueda circular el flujo de aire.
  • Como siempre aconsejamos, antes de utilizarla y/o lavarla, lee el manual del fabricante, ya que es ahí donde están las indicaciones adecuadas para tu máquina en específico.
  • Para que no se pegue la comida en el calefactor superior, no llenes demasiado la cesta donde va la comida.
  • No añadas mucho aceite, si lo haces, corres el riesgo de que la grasa se incendie por la alta temperatura.

Como ya ves, lavar una freidora de aire correctamente es bastante sencillo, recuerda ser sutil a la hora de limpiarla y evitar que restos de alimentos se acumulen en ella.