Despacho 24hrs | GRATIS por compras sobre $30.000*
PAGA EN 6 CUOTAS SIN INTERÉS

Te enseñamos cómo limpiar tu cafetera según su tipo

Te enseñamos cómo limpiar tu cafetera según su tipo

Si te gusta disfrutar del buen café, este post es para ti. Actualmente, existe una gran variedad de máquinas de café que funcionan en base a filtros, depósitos, cápsulas, etc. Para obtener el mejor café, independiente de la máquina que tengas, es obligación hacerle una mantención y limpieza de forma regular. Si tu máquina está sucia, el sabor del café empeora y además, la cafetera no funciona correctamente. Aquí te enseñamos cómo limpiar tu cafetera según el tipo de máquina que tengas.

Uno de los grandes problemas de no limpiar tu cafetera regular y cuidadosamente es que con el tiempo el agua va dejando depósitos minerales que dañan la máquina. Si quieres proteger el sabor de tu café, alargar su vida útil y evitar la propagación de bacterias producidas por la humedad, tienes que adoptar una rutina de limpieza para tu cafetera.

En la actualidad, hay varios tipos de máquinas en el mercado. Cada una de ellas tiene su sistema de obtención del café, precio y características. Nos enfocaremos en los 4 tipos de máquinas más comunes (dejando fuera la prensa francesa, cuya limpieza no tiene mucha sofisticación): italiana, por goteo o americana, expreso o automática y por cápsulas.

Si bien todas tienen un sistema de limpieza similar, hay detalles que marcan la diferencia, ya que unas son eléctricas, otras tienen sistemas más modernos que otras, etc. Eso sí, hay un problema que todas las cafeteras tienen: el sarro, para lo cual lo mejor es que utilices el mejor producto que sirve para cualquier tipo de máquina: Dr. Beckmann Anti Cal.

Cafetera italiana:

La cafetera italiana consta de dos cuerpos que se enroscan por la parte central, funciona filtrando el agua por un embudo desde la parte de abajo, que luego pasa a través de los pozos de café hasta que el café terminado está listo para verterse desde la pieza superior hacia abajo.

Los aceites del café que van cubriendo el interior de las cámaras van desarrollando un sabor malo en el café, por eso el mantenimiento y limpieza de esta cafetera cobra gran importancia. Para limpiarla, quita el filtro del embudo, la placa del filtro y la junta del interior. Limpia cada pieza por separado. Te recomendamos usar Dr. Beckmann Limpiador de Acero Inoxidable para no dañar el material.

Debes frotar el interior de las partes y el filtro extraíble con producto que utilices, usando una esponja suave para limpiar. Para el interior del embudo utiliza un cepillo pequeño, te sugerimos el Set Escobillas Limpia Botellas de OXO que trae tamaños de cepillos distintos. Enjuaga bien las piezas con agua limpia y deja que se sequen completamente antes de volver a armarla.

Antes de hacer café nuevamente, te recomendamos preparar agua filtrada (que no sea de la llave), sin café una o dos veces para asegurar que todos los residuos de limpieza se eliminen.

Para evitar la acumulación de sarro, limpia y descalcifica tu cafetera con Dr. Beckmann Anti Cal: mezcla 500 ml de agua con 50 ml del producto en el compartimiento de agua y permite que la máquina haga su funcionamiento normal. Luego realiza dos ciclos más solamente con agua limpia filtrada (que no sea de la llave).

Cafetera americana:

Esta cafetera es eléctrica y además, muy sencilla de utilizar, basta con verter el agua en el tanque que está en la parte superior y colocar café en el filtro. El agua se calienta y va pasando gota por gota a través del filtro.

Para limpiar la cafetera eléctrica es recomendable que cada quince días la utilices sin café, solo con agua filtrada. De esta manera conseguirás que el depósito y el filtro queden limpios. Llena el depósito hasta la medida habitual con agua y pon la cafetera en marcha.

Para la limpieza de las piezas, primero debes desarmar la cafetera. El filtro es el que más suciedad acumula, ya que si el café filtrado y húmedo queda por varias horas, se juntará rápidamente moho y el filtro se irá dañando. Si el filtro está sucio y/o dañado, no podrá realizar su función correctamente y afectará el sabor del café que prepares. Por lo mismo, lava cuidadosamente el filtro después de cada uso, para esto puedes usar lavaloza y una esponja suave.

El depósito de vidrio también debes lavarlo después de cada uso por las mismas razones que te contamos anteriormente. También ocurre que si no lo lavas, se irá tiñendo y a la larga, afectará la preparación del café.

Finalmente, realiza un lavado con Dr. Beckmann Anti Cal para eliminar el sarro. Mezcla 500 ml de agua con 50 ml del producto, deposita la mezcla en el compartimiento del agua y realiza una preparación sin café. Luego realiza dos ciclos más solamente con agua limpia filtrada (que no sea de la llave).

Cafetera expreso:

La cafetera expreso automática es la que utilizan la mayoría de los restaurantes y cafeterías, pero existen versiones personales que puedes utilizar en tu hogar. La gran ventaja de estas cafeteras sobre las demás es la rapidez con que preparan el café y la calidad del café por la presión que consiguen alcanzar.

El elemento principal de esta máquina es el portafiltros, donde colocas el café. Este elemento es el que, con ayuda del agua caliente, filtra y drena el café. Es fundamental que limpies el portafiltros después de cada uso: si es posible desármalo y lávalo con lavaloza. Si el filtro está tapado, no sólo no saldrá el café, si no que la presión hará que el aparato colapse por la presión y dañará la cafetera.

Las otras partes de esta cafetera varían según el modelo y tipo, en general debes preocuparte de limpiar el depósito de agua y la bandeja inferior donde se va juntando el café derramado. La suciedad que se acumula en la bandeja no es visible a simple vista, solo la verás si la desarmas. En ella pueden formarse hongos fácilmente debido a la humedad.

Una vez que laves todas las piezas, te recomendamos preparar varios shots de espresso para eliminar el posible sabor a detergente. Al igual que la cafetera americana, repite el mismo proceso con el Dr. Beckmann Anti Cal para la eliminación del sarro.

Cafetera en cápsulas:

Son las cafeteras más modernas y tienen la ventaja de que además de preparar rápidamente el café, traen en la dosificación lista para una taza y al estar envuelta, evitamos mucha suciedad y derrame de café. Lo malo es que el uso de cápsulas no son una solución muy ecológica, pero hoy en día existen cápsulas reutilizables que puedes usar para disminuir los residuos.

Ya sea que tengas Nespresso, Dolce Gusto u otra, la limpieza es igual para todas. La ventaja es que muchas ya vienen con un kit de limpieza e instrucciones lo cual hace esta labor más fácil.

Al igual que las otras, realiza una carga con agua filtrada en el estanque y sin usar cápsulas de café, pon la máquina en marcha y espera a que termine de salir el agua, repite el proceso hasta que se acabe el agua que depositaste. Desmonta la bandeja antigoteo y el depósito de cápsulas para lavarlos con lavaloza y espera a que se sequen por completo antes de volver a colocarlos en la máquina.

Lo mismo debes repetir con Dr. Beckmann Anti Cal para eliminar los restos de cal que hayan acumulados en la máquina. En el caso de estas máquinas, la mayoría viene con función para descalcificar. Antes de hacerlo, primero comprueba que no haya quedado ninguna cápsula usada dentro y coloca un recipiente en el área donde colocas las tazas para servir el café para que caiga la mezcla. Sigue las instrucciones del fabricante para hacer el proceso según tu máquina en específico.

Ahora ya cuentas con todos los datos y productos para limpiar tu cafetera, ¡esperamos que estos consejos te hayan sido de utilidad!