Despacho 24hrs | GRATIS por compras sobre $25.000*

PAGA EN 6 CUOTAS SIN INTERÉS

$0
0 artículos en el carro de compra

Cómo evitar que tu ropa se destiña

Cómo evitar que tu ropa se destiña


¿Cuántas veces te ha pasado que la ropa con el uso se va aclarando o cambiando color y que queda completamente diferente a cuando la compraste? Uno de nuestros dilemas más comunes, sobretodo con ropa negra u oscura, es que cuando la prenda no es de tan buena calidad se tiende a desteñir en el lavado ¡Acá te entregamos consejos para que cuides los tejidos para que no cambien de color con el uso!

¿A quién no le ha pasado que el pantalón regalón negro ahora es gris? ¿O qué ese vestido rojo precioso que habíamos adquirido ya está rosado? Este es una de las cosas que más se da cuando hay sobrelavado de prendas, y no solo deterioran los tejidos lavado tras lavado, sino que suelen ocasionar manchas en el resto de tu ropa una vez que las metes a la lavadora.

El primer mandamiento (ya sagrado) es separar tu ropa por colores.

Ahora te damos unos tips caseros para evitar que tu ropa se destiña.

Un buen tip casero para evitar la decoloración de tus prendas es remojarlas en agua fría con una gran cantidad de sal. Toma nota: La proporción es media taza de sal por cada dos litros de agua fría. Deja tu ropa en remojo de 20 a 30 minutos. Te recomendamos poner la prenda al revés y no dejarla más de ese tiempo, y después ¡A lavar con tu detergente favorito!

Otro producto infaltable complementario al lavado es el vinagre blanco, su uso es tan versátil que no debería faltar en tu despensa. Para el cuidado de tus prendas es un gran aliado, y ayuda a reducir la pérdida del color de nuestra ropa de tonos más oscuros. Remoja tus prendas en dos tazas por 20 minutos antes de tu lavado. PD: También ayuda a combatir los malos olores.

El dato de la abuela: un tip no tan conocido y que también puede salvar el color original de la ropa es el uso de las hojas de laurel. Debes hacer una infusión de un puñado de esta hierba en un litro de agua caliente y dejar remojando por una hora. Después lava en tu máquina. Acuérdate de revisar la etiqueta y ver si tu prenda es apta para esa temperatura, sino puedes acudir a nuestras otras dos alternativas que ya te dimos.

¡RECUERDA! Todos estos datos son complementarios al lavado y te servirán para alargar la vida útil de tu ropa y no deteriorar ningún look.

¿Qué esperas para poner a prueba estos consejos? :)