Despacho 24hrs | GRATIS por compras sobre $30.000*
PAGA EN 6 CUOTAS SIN INTERÉS

Guía para organizar el aseo de tu casa

Guía para organizar el aseo de tu casa

Es probable que ya tengas establecida alguna rutina de limpieza o tu sistema de aseo determinado, pero queremos ayudarte a complementarlo con algunos consejos que podrán beneficiar y optimizar tu trabajo. Si eres de l@s que les se les presenta la duda de cómo organizar la limpieza general de la casa, en el siguiente post te daremos algunas claves para llegar a todas las estancias siguiendo un orden lógico.

El desorden y la suciedad se acumulan por todas partes del hogar, y si por algún motivo no pudimos ir avanzando con el aseo, la casa de a poco se va convirtiendo en un caos. Cuando llega el momento de ponernos manos a la obra para hacer un aseo completo, muchas veces nos invade la desesperación de no saber por dónde empezar.

Lo primero que te recomendamos hacer es establecer un plan de limpieza para que te puedas organizar mejor, donde señales los lugares que urge darles prioridad, pero sin dejar de lado esos rincones que siempre pasamos por alto. Puedes hacer un listado de todas las tareas que debes hacer habitación por habitación. También puedes establecer un tiempo para llevar a cabo cada tarea, de manera que puedas calcular cuánto te vas a demorar.

Después puedes preparar todos los artículos de limpieza que vas a necesitar: paños, aspiradora, cepillos, guantes, productos para la cocina / baño, etc. Esto te permitirá también revisar qué productos se están acabando para incluirlos en tu próxima compra en puntolimpieza.cl ;)

Cuando comiences a hacer el aseo, considera los siguientes aspectos que son fundamentales para hacer cundir mejor tu tiempo:

  1. Antes de limpiar cualquier cosa, ordena. Si la casa está desordenada no podrás limpiar de forma eficiente. Aprovecha y deshazte de las cosas en desuso, bota los papeles en el basurero y guarda la ropa en el clóset. Si consigues colocar todas las cosas en su sitio evitarás el desorden y la sensación de caos que produce.
  2. Continúa con las tareas que se hacen solas, de manera que puedan funcionar mientras haces otras cosas. Por ejemplo: poner el lavavajillas y la lavadora. Así, mientras se lavan los platos y la ropa, adelantas otras áreas de la casa.
  3. Deja las ventanas abiertas para ventilar mientras limpias.
  4. Una buena forma de organizar la limpieza es ir de arriba hacia abajo. Comienza por las lámparas, techo, sigue con los muebles, puertas y termina con el suelo, sin olvidar los zócalos y esquinas. Primero anda quitando el polvo y al final ocúpate de la limpieza de los pisos.
  5. También te aconsejamos ir de adentro hacia fuera: comienza con las habitaciones, luego el o los baños. Continúa con el living y comedor, para seguir con la cocina y terminar con las zonas al aire libre.
  6. No olvides pasar un paño húmedo o desinfectante en los interruptores, perillas, objetos como el control remoto y el resto de las cosas que tienen contacto frecuente con tus manos.

Para ayudarte a poner orden de las tareas que debes hacer habitación por habitación a nivel general, puedes guiarte con estos tips:

Habitaciones:

  • Cambia las sábanas si es necesario y haz la cama.
  • Ordena y limpia tu clóset.
  • Sacude los muebles y los veladores.
  • Aspira la habitación, sin olvidar pasar por debajo de la cama y por los rincones.

Baños:

  • Comienza sacando los objetos del lavatorio, ducha y baño en general.
  • Limpia el polvo de las superficies.
  • Aplica un producto desinfectante en todas las zonas donde sea necesario y déjalo actuar.
  • Cambia las toallas de ser necesario.
  • Limpia la ducha, la cortina o showerdoor y las paredes.
  • Quita el sarro de las llaves y ducha.
  • Limpia los espejos.
  • Limpia en profundidad el wc y el interior de la taza.
  • Finaliza con el piso: barre y luego trapea.

Living/comedor:

  • Recuerda comenzar por los techos y lámparas.
  • Si tienes estantes con adornos, libros, etc, saca todo y sacude bien tanto los objetos como las superficies.
  • Golpea los sillones y cojines para botar el polvo y darles forma. Luego aspíralos incluyendo las esquinas y zonas de difícil acceso.
  • Aplica lustramuebles en los muebles de madera o limpiavidrios en los muebles con cristales.
  • Finaliza con el piso: aspira y limpia con el producto adecuado según sea el material.

Cocina:

  • Usa un buen desengrasante para aplicarlo en todas las superficies.
  • Limpia en profundidad la cocina y si es necesario, el horno.
  • La limpieza del refrigerador dependerá de cuándo fue la última vez que lo limpiaste, de todas formas pasa algún producto por el exterior, especialmente por la puerta.
  • Revisa el estado de los muebles y despensa para ver si es necesaria una limpieza.
  • Limpia la cerámica y paredes.
  • No olvides los electrodomésticos: cafetera, hervidor, microondas, etc.
  • Finaliza con el piso: barre y luego trapea.

Con esta guía organiza el aseo de tu casa para sacarle el máximo provecho de tu tiempo y productividad.