Despacho 24hrs | GRATIS por compras sobre $30.000*
PAGA EN 6 CUOTAS SIN INTERÉS

Tips para limpiar tu piscina de plástico

Tips para limpiar tu piscina de plástico

En estos días de calor, las piscinas de plástico son una buena y económica solución, especialmente para los niños, en caso de contar con el espacio disponible para tenerlas. El único problema de estas piscinas es que como la mayoría no poseen filtros, se ensucian con mucha rapidez si no se les hace una mantención constante. Cuando el suelo se siente resbaloso y el agua verdosa es porque se puede estar acumulando alga y moho en las paredes de las piscina. ¿Te gustaría saber cómo limpiarla y mantenerla? Aquí te dejamos algunos tips para hacerlo!

A las piscinas de plástico, al igual que a las piscinas tradicionales, se les debe hacer una limpieza periódica del fondo y las paredes, así como mantener el cloro y el ph del agua a determinados niveles, con el objetivo de evitar que proliferen algas y microorganismos que pueden ser perjudiciales.

Si bien es poco probable que se genere moho en una piscina que se mantiene y se utiliza constantemente, igual puede pasar. El truco para quitar el moho está en limpiarlo pronto y no dejar que se acumule, ya que cuanto más tiempo pase, más se adherirá a la superficie y más te costará sacarlo. Para limpiarlo, debes vaciar la piscina por completo (puedes ahorrar agua almacenándola en recipientes donde debes dejarla reposar y luego usarla para el riego de plantas u otras tareas). Limpia las paredes con un tercio de cloro diluido en dos tercios de agua (recuerda que este producto es fuerte por lo que te recomendamos cubrirte las manos y boca, y usar ropa vieja por si salpica). Debes ir frotando las paredes con un paño y luego enjuagar bien toda la superficie para que no queden restos de los productos anteriores, usa idealmente una manguera para aclarar bien.

Por otro lado, están las algas, las cuales son fáciles de percibir porque van tiñendo el agua de color verdoso, este problema es mucho más común. Para eliminarlas, existen antialgas específicos, que recuperan el color del agua. Si no, puedes hacer el mismo procedimiento que con el moho. La clave es que si observas que las algas comienzan a aparecer, no esperes de más y procedas a la limpieza.

Mantenimiento

Como mencionamos antes, la mantención de la limpieza de la piscina es fundamental. Esta mantención consiste en, por ejemplo, recoger a diario las hojas que flotan. Además, puedes contar con un sistema de filtro, lo cual te ayudará a eliminar la suciedad que se vaya quedando en el fondo de la piscina. Estos filtros suelen ser de arena, material que retiene la mugre. Por tanto, si vas a usar la piscina durante todo el verano, es importante que cuentes con un sistema de este tipo para no tener que cambiar el agua todo el tiempo.

Por otro lado, puedes evitar la aparición de algas y moho con productos que nos ayude a desinfectarla:

· Cloro: pero no cualquier cloro, necesitas cloro para piscinas, puede ser en pastillas, en polvo o líquido.

· Sal: cada vez es más frecuente utilizar sal para desinfectar el agua. Se aconseja usar unos 5 gramos de sal por cada litro de agua.

· Oxígeno activo: este actúa sobre los restos orgánicos del agua y acaba con ellos de forma ecológica. Lo mejor es aplicarlo de noche porque si no se evapora fácilmente.

También es importante medir los niveles de pH del agua al menos una vez a la semana. Los recomendables es que estén entre 7,2 y 7,6. Con este control nos aseguramos de que el agua no nos dañe la piel, los ojos o el traje de baño.

Por último, siempre es bueno dejar tapada la piscina con un cobertor cuando dejemos de usarla. Los cobertores ayudan a que no caiga suciedad, como también a que no suba tanto la temperatura del agua para que no se evapore el cloro residual.

Ahora ya sabes cómo cuidar y sacarle el máximo provecho a tu piscina desmontable. Esperamos que estos tips te hayan ayudado!