$0
0 artículos en el carro de compra

¡Que tus cerámicas brillen siempre!

¡Que tus cerámicas brillen siempre!

Algo presente en cualquier casa son las cerámicas, protagonistas de las cocinas y baños. Cuando las mantienes impecables inmediatamente notarás una diferencia en los espacios. ¡Acá te damos los datos para tenerlas siempre relucientes!

Las cerámicas están por todas partes: en la cocina, en nuestros baños, los pisos de nuestras terrazas y en algunos casos, en una habitación de la casa. Son prácticas, y a diferencia de otro tipo de pisos, no acumulan tanto polvo, que ya es un plus en sí.

Hay productos de limpieza que son súper efectivos tanto para limpiar, como para desinfectar. Aquí te damos el paso a paso:

Primero, a pesar que las cerámicas acumulan poco polvo en comparación a un piso, barre o pasa la aspiradora para sacar los restos. Siempre hay suciedad, y puedes contar con accesorios de las aspiradoras que son útiles para esta tarea.

Para manchas específicas como sarro, hongos, o manchas de agua dura te recomendamos Bio Clean, además de limpiar las manchas de óxido y ser extremadamente eficiente en griferías, por ejemplo, deja las cerámicas impecables. Pon un poco en el área específica y con un cepillo lo frotas y verás como la mancha se va suavizando, eliminándola por completo. Además, dejará tus cerámicas y azulejos con una textura lisa y su superficie brillante.

Llena un balde con agua tibia y añade tu limpiador favorito. Después, con esa mezcla, pasa un trapo suave por toda la superficie. Te recomendamos siempre empezar por las esquinas y los muros de al fondo, deja el piso para el final. Así no ensucias sobre la marcha.

Una solución casera, complementaria a los productos que encontrarás en nuestros pasillos de limpieza virtuales, es preparar una mezcla de medio litro de agua con dos cucharadas de amoniaco. Para irte a la segura, pasa esto por una superficie poco visible, para chequear su efecto antes de atacar otra área. Con un trapo limpio, pasa esto por todas las cerámicas para quitar la acumulación de grasa o sarro (muy común en las cocinas, por ejemplo). Te puedes ayudar de una escobilla de dientes para pasar por las esquinas. Para finalizar le pasas un paño seco y suave y ¡Liz Taylor!

Otro tip casero (porque admitámoslo, nunca están demás) es hacer una formula mágica con agua tibia (1 litro) y una taza de vinagre. Repite los mismos pasos de la solución con amoníaco. La ventaja de esto que es un dato más barato (y en Punto Limpieza siempre te cuidaremos el bolsillo). El vinagre definitivamente hace maravillas.

Para limpiar por ejemplo las cerámicas de terrazas, es ideal mezclar agua (un balde) con un poco de detergente de cocina. Con una mopa lo pasas por todo el piso, y después lo secas con un paño suave.

¡Prueba estos tips y cuéntanos cómo te va!



¡Contáctanos!





Trabajamos con las mejores plataformas: