$0
0 artículos en el carro de compra

Lavado de plumón

Lavado de plumón 

Las mañanas y las noches comienzan a estar más heladas y algo que se asoma inevitablemente es nuestro plumón de cama. No hay nada mejor: tu gran recompensa después de un largo día es sumergirse en esa nube. Por eso, en Punto Limpieza te entregamos todos los tips para que esté como nuevo y puedas disfrutarlo al máximo.

Cuando empieza a cambiar el tiempo, es hora de sacar los plumones y lavarlos. El encierro de los meses anteriores puede provocar malos olores, y al ser ropa de cama, es esencial que estén lo más limpios posible. Nunca falta además el desayuno en la cama, la lectura del diario, entre otros; lo que implica una que otra mancha.

Te damos el paso a paso:

1. Sacude el plumón por ambos lados para que puedas eliminar la mayor cantidad de polvo y pelusas ¡Es un gran ejercicio para brazos!

2. Limpia los bordes, ya que ahí es donde más se acumula la suciedad. Puedes usar desmanchadores que encontrarás en nuestros pasillos de limpieza, o bien, ablandarlas en seco, con una escobilla humedecida con tu detergente favorito. 

*Para manchas específicas, como el café que se nos derramó cuando leíamos la revista; o la mancha de vino, mientras disfrutábamos una copa viendo nuestra película favorita; o también la inclemente (y deliciosa) mancha de palta después del desayuno dominguero; te recomendamos Mom’s Goop, un potente desmanchador que además puedes ocupar en alfombras (Ver post aquí) y tapices. Lo aplicas sobre el punto y lo frotas con un cepillo ¡y listo! Te prometemos que hace milagros.

3. Después de conseguir sacar las manchas, mete el plumón a la lavadora, para esto te recomendamos el lavado con agua tibia y enjuagarlo (no centrifugarlo) varias veces. Los plumones de pluma (valga la redundancia) no conviene centriguarlos ya que la tela de desgasta y además el relleno se puede deformar. 

4. Una vez estrujado, cuélgalo para que se seque al aire libre. Otro tip es que, como es fácil que se destiñan, sécalo a la sombra. Evita el sol. OJO: Si tu plumón es de pluma real y no sintético, preocúpate y asegúrate que esté completamente seco antes de ponerlo en la cama sino se va a impregnar de mal olor.

Una vez puesto en la cama, disfruta de lo bueno del frío, y prepárate para invierno, donde quizás tengas que poner un plumón doble.

¿Te gustaron nuestros tips? ¡Cuéntales a tus amigos para que los pongan en práctica!

¡Contáctanos!





Trabajamos con las mejores plataformas: