$0
0 artículos en el carro de compra

Cómo combatir los malos olores de los tupperware

Cómo combatir los malos olores de los tupperware


Si hay algo que en hay en todas las cocinas, y tener más nunca es suficiente son los tupperware. Son casi que nuestro mejor compañero. Nos ayudan a almacenar las cosas en el refrigerador para que duren tiempos a veces (demasiado) prolongados. Por eso hay veces que se nos olvida que guardamos las comidas, o que por ahí se nos pudre una que otra preparación, entonces nos vemos enfrentados al terrible olor que producen nuestros compañeros plásticos...

¡Por eso en PuntoLimpieza te damos los tips para que dejes tus tupperware como la primera vez que lo usaste!

1. Lava siempre tu tupper después de cada uso. Trata de nunca dejarlo guardado con tapa para que no acumule ese característico mal olor.

2. Te recomendamos que nunca le pases nada abrasivo (como una virutilla por ejemplo) aunque te sea casi imposible despegar la comida, ya que los pequeños cortes que producen este tipo de elementos pueden acumular moléculas de alimentos que causan el mal olor, siempre remojar con agua tibia (no caliente) porque deforma, y le pasas después una esponja suave con tu detergente de cocina favorito.

3. Si el tupperware está con MUY MAL olor te recomendamos un tip infalible, impregna el recipiente con sal y humedécelo con la esponja con detergente, después lo llenas con vinagre blanco de cocina, y lo dejas reposar por cinco minutos (quizás más dependiendo de cada situación). Después enjuagas normalmente, y ¡como nuevo!

4. Si se te quedó el tupperware con comida por muchos días y ya no sabes como deshacerte del olor y los microorganismos que probablemente hicieron una comunidad ahí, te recomendamos que laves tus tupper como de costumbre y después prepara una mezcla de bicarbonato de sodio y agua, lo impregnas al recipiente y lo dejas así por toda la noche. Al día siguiente en lugar de ocupar una esponja, límpialo con medio limón y verás inmediatamente el cambio.

5. Otro consejo útil, puede ser dejar el tupper con un poco de cloro por dos noches, tapado. Cuando haya pasado este periodo, lo lavas normalmente y le pones pedazos de diario humedecido con unas gotitas de agua. Después lo llenas de azúcar, y lo dejas por dos noches también. Sabemos la pega que esto implica, por eso esto es en casos extremos, ¡que nunca estamos libres de ello! Posteriormente, vacías el contenido y lavas tu tupper con abundante jabón. Vas a notar que la azúcar absorbe todo el mal olor y va a quedar impregnada del olor que tenía tu recipiente.

¿Te gustaron estos consejos? ¡Si es así compártelos con tus amigos!

¡Contáctanos!





Trabajamos con las mejores plataformas: