Despacho 24hrs | GRATIS por compras sobre $30.000*
PAGA EN 6 CUOTAS SIN INTERÉS

4 rutinas semanales para el lavado de ropa

4 rutinas semanales para el lavado de ropa

Una tarea que nos cuesta a tod@s es mantener al día el lavado de ropa y prendas del hogar. Es fácil olvidarnos y al día siguiente ya tenemos un cúmulo de sábanas y ropa sucia. Existen algunos métodos para generar hábitos de lavado y así organizar rutinas que se adapten según nuestras necesidades.

Las rutinas de lavado varían según factores externos como por ejemplo: cantidad de gente que vive en la casa, cada cuánto lavamos ciertas prendas, nuestras actividades del día a día, qué tanto nos importa separar la ropa, si tenemos o no secadora, entre otros. Por ejemplo, los hábitos de lavado de una persona sola no es igual a la de una familia con cuatro hijos, o la de una pareja que trabaja todo el día fuera de la casa.

Lo primero que te recomendamos hacer, siempre que llevemos ropa sucia al lugar que hemos asignado, es ir separándola de inmediato en claros, oscuros, colores, ropa interior, sábanas, toallas etc. Esas son algunas categorías generales, hay personas que separan las prendas en menos categorías y otras en más. Una vez definido eso, puedes optar por alguna de las siguientes rutinas:

1. Lavar todo en un día:

Si no quieres estar pendiente todos los días en que debes lavar ropa, esta opción es para ti. Escoge un día de la semana y lo dedicas en gran parte para lavar por tandas, ir secando, doblando y guardando. Lo bueno de esta opción es que el resto de la semana te olvidas del tema. Fijando tu día de lavado, te será más fácil organizarte. Lo malo de esta rutina es que si el día que fijaste no puedes dedicarte a esto o solo a medias, se desordena todo y probablemente acumularás mucha ropa sucia. Además, solo funciona en caso de que cuentes con secadora, ya que hacer varias tandas de lavado en un solo día no es posible si tu ropa se seca en el tendedero.

2. Lavar todos los días

Esta rutina consiste en lavar todos los días toda la ropa sucia que haya dividiéndola por tipo de prenda. Lo más aconsejable aquí es organizar un calendario de lavado, por ejemplo:

- Lunes: ropa general
- Martes: sábanas / ropa blanca
- Miércoles: toallas
- Jueves: ropa oscura
- Viernes: ropa interior / delicada.

Lo bueno de este método es que la ropa no se acumula y divides la tarea durante la semana, evitando dedicarte horas en un solo día. Además, te aseguras de lavar cada tipo de prenda con el programa que más le convenga. Este método no es tan recomendable en caso de que vivas sol@ o con una persona más, ya que probablemente nunca llenarás la lavadora y desperdiciarás recursos.

3. Lavar por tipo de prenda

Al igual que las opciones anteriores, aquí debes ir separando la ropa desde el principio, pero esta vez vas a lavar solo cuando haya suficiente ropa del mismo tipo como para llenar una lavadora completa. De esta forma, sigues respetando los tejidos, colores y tipo de prendas, pero además, no desperdiciarás recursos. Esta opción funciona bien para hogares con pocas personas. Lo malo de este método es que no puedes calendarizar ni organizar tu semana para no tener que estar pendiente del lavado, todo dependerá de cuándo se llene la capacidad de cada tipo de ropa, en cuyo caso tampoco podrás contar con tener todo limpio cada vez que lo necesites. Puede que en algún momento se junten varias categorías, y tengas que lavar varias tandas seguidas.

4. Lavar por persona

Este método es ideal para familias grandes. Es tan simple como dividir la ropa de los niños (uniformes, ropa normal) / guagua / papás. Lo bueno de este método es que la ropa delicada de los más pequeños se puede lavar con un detergente especializado y cuidarás mejor los tejidos. La desventaja de este método es que puede que tengas que mezclar colores claros y oscuros en la tanda de niños y/o en la de adultos.

Con estas opciones ya tienes una idea general de cómo puedes organizar tu rutina de lavado, esperamos que te sea de utilidad!